Cómo donar para causas humanitarias

Dar a la caridad es genial, no solo para los destinatarios sino también para los donantes.

Pero puede ser intimidante saber cómo elegir la mejor organización benéfica cuando hay miles de causas valiosas para elegir, y especialmente cuando el mundo se está recuperando de una pandemia masiva y una calamidad económica que aún causa un gran dolor y sufrimiento en el país y en el extranjero.

Donar en la actualidad es muy fácil, sobre todo cuando existen sistemas de pago seguros como Infapayments, que te permiten hacer una donación de forma global sin siquiera tener que moverte de casa.

Aquí hay algunos consejos simples para las donaciones que pueden ayudar.

Las organizaciones benéficas

  • Consulta con los recomendadores de organizaciones benéficas. Por supuesto, es posible investigar las opciones de caridad tú mismo, pero puedes ahorrar algo de tiempo subcontratando ese trabajo a un recomendador de caridad cuidadoso y metodológicamente riguroso. La idea es evaluar a las organizaciones benéficas en función de su capacidad para hacer el mayor bien al menor costo. Puedes encontrar sitios web que se encargan de hacer esta tarea y tu única labor será hacer la donación.
  • Elige organizaciones benéficas con estrategias basadas en la investigación. Las recomendaciones que se encuentran en Internet se basan en gran medida tanto en las evaluaciones realizadas por organizaciones benéficas como en la literatura de investigación existente sobre el tipo de intervención que las organizaciones benéficas están tratando de realizar.

Las donaciones internacionales y locales

Si quieres maximizar el impacto de tu donación, dona a los países más pobres. Es realmente difícil expresar adecuadamente cuánto más ricas son las naciones desarrolladas como los EE. UU. que las naciones en desarrollo como Kenia, Uganda y otros países a los que se dirigen las organizaciones benéficas más efectivas.

Estados Unidos todavía tiene pobreza extrema, en el sentido de vivir con 2$ al día, pero es comparativamente bastante rara y difícil de abordar de manera efectiva. Los estadounidenses más pobres también tienen acceso a sistemas de salud y educación que, si bien son obviamente inferiores en comparación con los que disfrutan los estadounidenses ricos, siguen siendo superiores a los de los países en desarrollo.

Donar a organizaciones benéficas a nivel nacional es admirable, por supuesto, pero si quieres aprovechar al máximo tu dinero en términos de salvar vidas, reducir enfermedades o mejorar el bienestar general, querrás donar en el extranjero.

Por otra parte, considera dar a los animales. Las organizaciones benéficas para animales, especialmente las que participan en campañas de presión corporativa para mejorar el trato a los animales de granja, en particular a los pollos, pueden ser eficaces para mejorar el bienestar animal.

Si donas localmente, aun puedes considerar el impacto

Durante años, recomendé a conocidos que hicieran donaciones en el extranjero, o a organizaciones benéficas específicas para animales, ya que era más probable que su donación tuviera un impacto concreto a corto plazo allí que en una organización benéfica local basada en humanos, sobre todo si tu país no está en crisis.

En el caso de los países en crisis es mucho más fácil notar el impacto. Sin embargo, hacerlo de forma local también genera beneficios si te enfocas en los lugares o causas correctos.